Servir el vino de forma correcta

Servir el vino de forma correcta.

Se sirve primero a las señoras y luego a los caballeros; aunque está bien admitido, ya que no son encuentros tan formales (estas fiestas suelen congregar a familiares y amigos), empezar por la derecha del anfitrión y servir en orden secuencial a todos los comensales. La botella nunca se apoya en la copa para servir, sino que se debe mantener a unos dos centímetros de ella.

Si el anfitrión abre la botella de vino,servirá a una persona de confianza la prueba del mismo, y éste asentirá, o no, sobre la calidad del vino. En caso no haber una persona de confianza o experta en vino, será el propio anfitrión el que haga de catador del mismo para comprobar que se encuentra en óptimas condiciones de sabor, temperatura, etc. Se puede tener una copa auxiliar para verter un poquito de vino sobre ella, para eliminar posibles restos de corcho y otras briznas del cuello de la botella.

En el caso de los vinos tintos, para evitar su calentamiento con la mano,se puede utilizar un cestillo para colocar la botella y servirlo. En el caso de vinos de mucha edad, como los grandes reservas, se pueden decantar (e incluso se deben decantar) y servir en un recipiente, botella o decantadera, especial para ello. También es conveniente abrirlos con al menos una hora de antelación, para que el vino se "airee".

Las copas no se llenan en su totalidad, sino que solamente se llenan de forma parcial. El vino: se suele llenar, aproximadamente, un tercio de la copa, siendo una proporción aproximada en función del tamaño de la copa (dado que hay copas de múltiples tamaños que pueden hacer variar esta proporción). En el caso de los tintos se puede servir más cantidad, pero en el caso de los blancos (que deben servirse fríos), es mejor servir poca cantidad y reponer más a menudo, para lograr tomarlo a la temperatura ideal. Lo mismo nos ocurre con el cava, la sidra y otros espumosos.

Si no deseamos que nos sirvan una determinada bebida, se lo haremos saber a la persona que nos sirve (personal de servicio, anfitriones, compañeros de mesa, etc.) de forma verbal, perono taparemos la copa como señal de negativa. No es una forma demasiado correcta. Tampoco se levanta la copa para servirnos. Hay que dejarla en la mesa, para no ponérselo difícil a la persona que nos sirve ( o aunque nos sirvamos nosotros, la copa no se mueve).

Si hablamos de licores y otras bebidas, las proporciones a servir varían en función del tipo de bebida y el tamaño de la copa o vaso.

El coñac, se sirve en una amplia copa, llenando, de forma aproximada, un quinto de la capacidad de la copa (lo mismo que ocurre con el vino, dependerá en gran medida del tamaño de la copa, ya que las hay muy grandes y muy pequeñas). Si la copa es pequeña, podemos llenar un tercio e incluso la mitad de la misma.

Los licores, se suelen tomar en lo que conocemos como vasos tequileros o de cognac, lo que supone un trago corto. Estos vasitos se suelen llenar en su totalidad.

En el caso de otras bebidas, ginebra, vodka, whisky, etc. así como cócteles y otros combinados,las medidas de llenado son muy variablesen función del tipo de bebida, tipo de vaso y complementos que lleve la misma (hielos, fruta, etc.).

No podemos olvidarnos de un detalle importante. Las bebidas nunca deben estar servidas antes de sentarnos a la mesa. Siempre se deben servir cuando los comensales están sentados a la mesa. En el caso del agua, se puede servir, antes de que lleguen los alimentos a la mesa, pero el vino y el resto de bebidas, se suele servir cuando ya están los alimentos en la mesa. No es una norma que se cumpla muy a menudo, pero siendo un poco severos en las formas, es lo que marca el protocolo más estricto.



Comentarios